La Guardia Civil lanza una campaña para intensificar el control de los perros peligrosos

Resultado de imagen de perros peligrososEl Servicio de Protección de la Naturaleza de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid ha iniciado una campaña formativa e informativa con la finalidad de intensificar el control en la vía pública sobre la documentación necesaria y requisitos legales que habilitan la tenencia de perros potencialmente peligrosos (PPP), así como su correcto manejo, con el objetivo de reducir los riesgos de ataques a personas y a otros animales.

Para ello se cuenta con la colaboración del Área de protección animal de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio la Comunidad de Madrid y las policías locales de 22 municipios.

La Benemérita asegura que todos los perros son diferentes y presentan características físicas y morfológicas que varían dependiendo a la raza a la que pertenezcan.

Así, se considera perro potencialmente peligroso a las razas recogidas en el anexo I del Real Decreto 287/2002, de 22 de marzo, así como sus cruces, además se incluyen también aquellos perros cuyas características coincidan con todas o la mayoría de las recogidas en el anexo II del citado Real Decreto tales como: fuerte musculatura, marcado carácter, el perímetro torácico, la medida de su cabeza y el tamaño de su mandíbula, entre otras.

Sucesos por falta de seguridad

A raíz de los últimos hechos en los que animales pertenecientes a razas PPP han provocado lesiones graves e incluso la muerte a personas, se ha podido constatar que en la gran mayoría de estos sucesos, los propietarios no poseían la licencia para la tenencia de animales potencialmente peligrosos, no adoptaron las medidas de seguridad oportunas y finalmente, los PPP no estaban inscritos en los registros.

Por este motivo y debido al incumplimiento de la legislación, se pone en marcha esta campaña donde se incrementará el control sobre animales que estén dentro de esta catalogación, con la finalidad de que éstos sean identificados e inscritos en los registros de los ayuntamientos.

También se persigue que los propietarios adquieran la correspondiente licencia, el seguro obligatorio y adopten la medidas de seguridad relacionadas con su manejo, especialmente el uso de correa y bozal, junto con las obligatorias a cumplir en el interior de fincas, parcelas, o cualquier otro lugar delimitado.

“Todos debemos ser conscientes que más allá de la raza a la que pertenezcan los animales, es importante la educación que reciba el perro, por parte de sus dueños, esto es lo que marcará la diferencia en su conducta”, han destacado.

El último ataque grave de perros en la Comunidad de Madrid tuvo lugar a principios de enero cuando un anciano de 81 años enfermo de alzheimer fue atacado por tres perros de raza rottweiler en la carretera de Villaverde de Vallecas. Murió un día después en el Hospital de La Paz a causa de las heridas.

Meses antes, en noviembre del 2018, en la localidad de Colmenar de la Oreja, una madre y su hija muerieron por las mordeduras provocadas por sus perros, dogos de burdeos mezclados con otras razas, que fueron posteriormente sacrificados.

 

Fuente: elperiodico.com