Cada año mueren decenas de animales en Galicia con veneno traído de Portugal

La Consellería de Medio Ambiente va a cortar por lo sano con el veneno en los montes. Ni el plan para proteger las especies en peligro de extinción, como el oso pardo o el lobo, ni el propio Código Penal, que tipifica como delito el empleo no autorizado de venenos en el medio natural, estaban impidiendo una elevada mortalidad entre la fauna protegida e incluso entre los animales silvestres y domésticos que están presentes en ocasiones en el medio natural.

envenenamiento-perros-de-caza-melide-arzua-galicia

La Xunta aprobó en la reunión semanal del Gobierno la puesta en marcha de un plan para erradicar la utilización de cebos con sustancias tóxicas con el fin de frenar los envenenamientos, que según el Seprona han afectado en distintos grado a 475 animales en los últimos años, con resultado de muerte en 155 casos. La mayoría de ellos eran perros que tuvieron contacto con la estricnina, un producto altamente tóxico que está prohibido y que históricamente se utilizaba para acabar con pájaros, roedores y lobos que pusieran en peligro los pastos o la ganadería. Hay la sospecha de que el usado en los montes gallegos procede de Portugal.